K2 User

Tu perfil

Buscar

Próximos eventos

Calendario Club
  
:

Newsletter

Nuestros amigos: Los murciélagos

Material recuperado de los archivos del club:

Los murciélagos son seres extraños e intrigantes. Son mamíferos cuyas características biológicas nada tienen que ver con las del resto de animales de su  mismo orden. Vuelan sí, y sin embargo no tienen nada en común con las aves, excepto el hecho en sí de volar. Cazan, pescan, se alimentan de frutas y de toda clase de insectos. Como alguien escribió en el pasado..."vuelan con las manos, duermen con los pies y ven con los oídos". Son seres únicos, extraños, y sobre todo, increíblemente fascinantes. A través de la historia estos quirópteros han sido sinónimo de crueldad y mala suerte en muchas culturas y civilizaciones; se les ha considerado animales asquerosos e indeseables, oscuros y tenebrosos (bástenos el recordar a Drácula). No obstante, el creciente interés por estos "ratones alados"  ha desencadenado una gran variedad de estudios que nos han desvelado las verdaderas virtudes del murciélago, una auténtico prodigio de la naturaleza.

Cuando empecé a interesarme por estos animales fueron sus alas lo que primero llamó mi atención; más que alas o manos, me parecieron extremidades propias de los anfibios, sobre todo por esa membrana que une sus dedos, aunque desmesuradamente grandes en comparación con la de las ranas, por ejemplo. Sin embargo, al interesarnos cada vez más por ellos, descubrimos que la gran amplitud de las alas de los murciélagos hace posible la necesaria pérdida de calor y humedad que requieren estos mamíferos para mantener su ritmo biológico. Este intercambio calorífico con el medio se produce mayoritariamente a través de dicha membrana (Patagio) que es extremadamente fina, lo cual les permite aumentar el gradiente térmico para conseguir una interacción más eficaz.

Haciendo un poco de memoria me doy cuenta de que he visto murciélagos en entornos muy diferentes: lo mismo en el campo que en las ciudades, y desde que hago espeleo, en las cuevas; y es que en función del lugar dónde pasan las horas diurnas hasta la llegada de la noche(gracias a lo cual logran evitar la desecación), los murciélagos pueden clasificarse en:

- Especies Troglófilas: cuyos individuos pasan el día en cuevas, túneles abandonados, y en general   cualquier recinto totalmente a oscuras.

- Especies Fisurícolas: que utilizan las pequeñas hendiduras de las paredes rocosas, las grietas y juntas de los edificios durante las horas de luz.

- Especies Arborícolas: donde sus miembros prefieren los huecos de los árboles y troncos caídos.

Mi abuelo solía decirme que los murciélagos veían en la oscuridad. Un don al alcance de muy pocos seres, y de casi ningún mamífero (por no decir de ninguno, al menos que yo recuerde). El arma más sofisticada de los murciélagos es la eco-localización; herramienta que han perfeccionado a lo largo de su historia evolutiva y que les ha permitido llegar a ser unos depredadores implacables! Los ultrasonidos son emitidos generalmente por la boca y también por la nariz, como en el caso de los murciélagos de herradura.

En España (y en Europa en general) los murciélagos se alimentan fundamentalmente de insectos, de manera que tienen que aprovisionarse de nutrientes durante los meses cálidos para poder hibernar durante el invierno. Investigando un poco más a fondo la vida de estos mamíferos me encontré con una palabra clave para entender gran parte de su existencia: "torpor".

¿Qué es el torpor?

La pérdida de calor que sufren los murciélagos a causa de su actividad biológica es bastante considerable en comparación con la mayoría de los mamíferos. El torpor es el mecanismo por el cual estos quirópteros transforman la energía almacenada en grasa mediante la reducción del intercambio de calor con su entorno. Es por esto que los machos, si durante su período de actividad son molestados en las horas diurnas parecen como atontados; esto es debido a que la energía(temperatura) de su cuerpo es reducida en ese momento. Es por ello también que los refugios que buscan suelen ser fríos, ya que a menor temperatura de su guarida más energía retendrán, puesto que menor será el intercambio de calor con el medio. Por el contrario, las hembras buscan refugios cálidos para no desperdiciar su calor corporal, ya que deben encargarse de las crías. Sabemos que a mayor diferencia de temperatura entre dos cuerpos, mayor será el intercambio o pérdida de calor del más caliente en beneficio del más frío. Esto implica que machos y hembras vivan separados durante el periodo de cría y sólo se junten en otoño para copular. En invierno buscan juntos lugares en los que entrar en torpor durante meses, con temperaturas muy frías, gracias a lo cual la grasa acumulada les dura hasta el arribo de la primavera. Es la hibernación.Por este motivo una de las principales amenazas que sufren los murciélagos es la perturbación de sus refugios(especialmente dañina durante su hibernación) por parte de los humanos. Si durante nuestras salidas o exploraciones encontramos colonias, debemos abandonar el lugar inmediatamente. La mayoría de las especies están protegidas por ley, y el incumplimiento de las mismas puede acarrear importantes multas, tanto al individuo como al grupo espeleológico al que pertenezca.

Al entrar en una cueva no siempre vemos murciélagos, pero eso no debe engañarnos. ¿Cómo identificar lugres donde han estado murciélagos? Pues básicamente hay concentrarse en la búsqueda de excrementos y de las denominadas “manchas de posadero”. Los excrementos de los murciélagos son muy parecidos a los de los ratones, y es muy habitual que estén formados por trozos de insectos (fundamentales en su dieta). En un primer momento son de color negro o pardo oscuro(y con menos frecuencia  rojizos y brillantes) aunque a medida que pasa el tiempo se vuelven de un color pardo-claros tirando a gris. Además, si la superficie sobre la que están depositados se encuentra húmeda el tiempo suficiente, los excrementos se cubren de hongos blancos (para más información preguntar a María) como los que pudimos ver en Majadillas durante la salida de novatos; eran esas manchas blancas y redondas que había en el suelo de la "Gatera" que lleva a la "La Playa"(ver topografía de la cueva). En las grandes colonias estas acumulaciones pueden llegar a pesar toneladas. Un claro ejemplo lo tenemos en la cueva del Reju, en nuestra zona de exploración, donde a pesar de no haberlos pesado sólo por inspección visual(doy fe de ello) podemos calcular que hay varios cientos de kilos.

Por otro lado, las manchas de posadero se producen por el roce del animal con el sustrato en el que se posa o con las rocas a la entrada de las fisuras en las que se esconden. Estas maracas se deben fundamentalmente a la orina, la grasa cutánea y las secreciones glandulares. Los estudios basados en este tipo de "seguimiento por huellas" están hoy día poco avanzados, pero en el futuro pueden resultar claves para la investigación no destructiva del hábitat de estos animales, así como para su contabilización en una determinada cavidad.

 

"Jamás he visto a un animal salvaje compadecerse de sí mismo. Un pájaro caerá muerto de la rama, congelado por el frío, antes de haberse compadecido de sí mismo"  -- D.H. Lawrence.

Biliografía utilizada:

 

Internet y W. Schober y E. Grimmberger (1996). L): Los murciélagos de España y de Europa.

You have no rights to post comments